Gracias al trabajo conjunto entre la Fiscalía General de la Nación, la Dirección Nacional Gaula Militares, la Dirección Antisecuestro y Antiextorsión de la Policía Nacional, y el Cuerpo Técnico de Investigación (CTI), fueron realizadas 38 operaciones en las que se impactaron igual número de organizaciones criminales.

Las diligencias se cumplieron en tres ciudades capitales (Bogotá, Medellín y Cali), y en municipios del Magdalena Medio, Atlántico, Antioquia, Bolívar, Caquetá, Casanare, Cesar, Chocó, Córdoba, Huila, Putumayo, Santander, Sucre, Tolima, Cauca, Caldas, Cundinamarca, Meta, Nariño, Risaralda y Valle del Cauca.

En desarrollo de la ofensiva denominada Aurora, se hicieron 251 allanamientos en los que fueron incautados 203 teléfonos celulares, 204 simcards, 201 micro memorias, 7 armas de fuego, 64 cartuchos, 3 vehículos y 6 motocicletas. La información almacenada en los dispositivos electrónicos encontrados será analizada por los expertos en delitos informáticos y el Cibergaula, para establecer si habría responsabilidad de los detenidos en otras conductas delictivas.

Entre las estructuras más afectadas están los grupos armados organizados Clan del Golfo y Los Puntilleros; y las bandas de delincuencia común Los del Chispero y Altavista (Antioquia), La María y Los Ingeniero (Valle del Cauca), Los Perturbadores (Caldas), Los del Sur (Magdalena Medio) y Los Brasilia (Cundinamarca). Las acciones desarrolladas en la ofensiva Aurora, además de las capturas, impactaron las rentas criminales de estas agrupaciones ilegales y evitaron que recibieran algo más de $1.600’000.000 en extorsiones.

En los distintos operativos fueron desplegados 1.000 integrantes de la Policía Nacional y de los Gaula Militares, 80 investigadores del CTI y 20 fiscales, quienes todavía trabajan en los procesos de judicialización de los capturados.

Los casos de la ofensiva Aurora

  • Esclarecido secuestro del hijo alcalde de Magüi Payán (Nariño).

En Bogotá fueron capturados tres presuntos integrantes de una banda denominada Los Brasilia, dos hombres y una mujer, señalados como los determinadores y autores materiales del secuestro extorsivo de Calixto Quiñones, hijo de Walter Quiñones, alcalde de Magüi Payán (Nariño).

El joven universitario de 20 años fue retenido el 12 de mayo de 2017, en la localidad de Bosa y liberado tres días después gracias a la presión de los Gaula Militares y los investigadores del CTI de la Fiscalía que tenían indicios sobre su ubicación.

Durante 10 meses fueron obtenidos elementos que permitieron establecer que el secuestro habría sido planeado por un hombre cercano a la familia de la víctima, quien consideraba que por la función pública que cumplía el alcalde de Magüi Payán tenía la capacidad económica para pagar por la liberación de su hijo. Esta persona identificada como Ramón Olaya, es uno de los tres capturados.

Las evidencias dan cuenta que Calixto Quiñones fue contactado por una mujer atractiva, quien lo sedujo a través de redes sociales y diálogos telefónicos, y lo convenció para que cumpliera una cita nocturna. En ese encuentro fue interceptado por hombres armados y trasladado a una vivienda, en la que estuvo cautivo.

Los Brasilia exigieron inicialmente $600’000.000 por la liberación y permanentemente llamaron a la familia de la víctima para amenazarla con el envío de videos en los que supuestamente se veían las torturas a las que era sometido el joven. Todo el proceso de intimidación y la frialdad con la que procedían los secuestradores quedaron registrados en audios que hacen parte del proceso.

  • Golpe contra Los Inmigrantes

En Huila fue afectada una de las estructuras dedicadas al secuestro extorsivo en la región, denominada Los Inmigrantes. Cinco personas que harían parte de esta organización delincuencial fueron capturadas por los delitos de secuestro extorsivo y fabricación, tráfico o porte de armas de fuego o municiones.

A esta banda se le sindica de la retención del ganadero Gelmo Borrero, por quien pidieron $250’000.000 de pesos a cambio de su liberación. Esta hombre quedó libre por la presión de las unidades policiales en el departamento.

  • El fin de La María

En Cali (Valle del Cauca) fue desarticulada la banda de delincuencia La Maria, con la captura de siete de sus presuntos integrantes y la imputación de cargos a dos personas que permanecen en centros de reclusión. Esta organización es señalada de concierto para delinquir, extorsión, desplazamiento forzado y homicidio agravado. Los detenidos serían los responsables de exigir cuotas entre $20.000 y $50.000 a los comerciantes de la comuna 13 de Cali.

  • Alivio para Magdalena Medio

Seis personas que conformarían la organización delincuencial Los del Sur fueron capturados en diligencias cumplidas en municipios del sur de Bolívar. Este grupo ilegal sería el encargado de fijar extorsiones que oscilaban entre $200.000 y $4.000.000 a pequeños y medianos comerciantes, tenderos y trabajadores informales. En medio de amenazas de muerte, Los del Sur exigían el pago del dinero a través de empresas de giros.

  • Capturado cabecilla de La Oculta

Jaime Alberto Cano Monsalve, alias Jimmy, fue captura en Medellín y puesto a disposición de un juez de control de garantías como presunto cabecilla de la banda delincuencial La Oculta, al servicio de la estructura de crimen organizado Los Triana.

Este hombre es sindicado de ordenar el cobro periódico de dinero a habitantes del corregimiento San Antonio del Prado, en Medellín. Supuestamente, quienes no cumplieron con la petición económica, fueron obligados a desalojar y entregar sus bienes, los cuales eran arrendados o loteados por los mismos extorsionistas.

Fuente:www.fiscalia.gov.co

Foto José Luis Cubillos Delgado